Tu cuerpo, tu terapeuta.

La respiración te dice: “aquí estoy, y en este momento, yo existo”.

¿Ya no quiero sentir?

En momentos decisivos de la terapia con algún paciente, cuando se atraviesa una crisis emocional, hace su aparición un deseo y solo uno: “quisiera no sentir”. Estamos todavía a la espera de que sea inventada una píldora mágica que nos haga no sentir. Y este deseo generalizado nos muestra una realidad dolorosa acerca de la educación que nos proporcionan en los primeros años: Hay un analfabetismo generalizado en cuanto a las emociones.

Tu cuerpo te está hablando

En los momentos de caos, el cuerpo nos habla en un lenguaje emocional y sentimental que nos confunde. Es un lenguaje único para cada persona que no puede entenderse solamente con la mente, sino con todo el cuerpo, y es algo que, mientras lo sentimos, requiere de ser alumbrado con la luz de la consciencia, requiere ser sentido y comprendido, y requiere ser expresado de la mejor forma posible. Y parece que es un problema de nuestro tiempo, y es un motivo de gran sufrimiento que no tengamos la suficiente inteligencia emocional para poder manejar las reacciones y el comportamiento en los momentos en que la crisis emocional parece sobrepasarnos.

Balance mente y cuerpo

La negación de los sentimientos nos desconecta del cuerpo. Al desconectar el cuerpo, nos desconectamos de lo interno y lo real, y nos desconectamos del mundo y de los demás. Para regresar al cuerpo, hay que abrir la puerta a los sentimientos más íntimos con toda honestidad. Los sentimientos que negamos no son solo los negativos. Negamos también el amor y el placer. Negamos la vida.
Para regresar a la energía vital que solo nuestro cuerpo puede darnos, es necesario regresar al cuerpo, pues el cuerpo es sabio, el cuerpo siempre está en el presente. Y la forma más inmediata para estar en el cuerpo, es respirar.

Para comprender mejor los sentimientos, está la siguiente afirmación que nos ayudará a comprender mejor la realidad emocional: Todos tus sentimientos no son buenos ni malos, ni correctos ni incorrectos, y tu SER no tiene nada de malo. Son tus ACCIONES lo que necesita guía. No controlas lo que sientes, pero puedes controlar las reacciones. Estamos en control de las actitudes y somos los únicos responsables de esto. Y el primer paso es respirar, respirar, respirar. Siéntete consciente. Siéntete vivo. La respiración te dice “aquí estoy, y en este momento, yo existo”.

Andrés Olivera es ingeniero de profesión, incursionó en el trabajo
de desarrollo humano desde el 2004, participando en diferentes talleres
de autoconocimiento y terapia. Tiene un diplomado como terapeuta
psicocorporal por el instituto Pathwork de México, el cual ejerce como
terapeuta individual y de grupos desde el 2014.

Andrés Olivera , Ingeniero.

Otras publicaciones que te gustarán

5 formas de hacer menos basura

5 formas de hacer menos basuraHacer menos basura es una de las cosas más importantes que debes preocuparte, ya que estarás aportando un granito de arena a nuestro planeta que ya está en deterioro.Lleva tu popoteLo sé, ya estamos hartos de escuchar de los popotes, pero...

7 secretos mejor guardados de la soya

7 secretos mejor guardados de la soyaLa soya tan odiada y tan amada, todo depende de lo que hayas escuchado de ella, pero aquí te vamos a decir toda la verdad sobre este frijol y tu decidirás si lo sigues teniendo en tu dieta o lo agregas a ella. La soya es una de las...

3 ejercicios de yoga fáciles para iniciar tu día

3 ejercicios de yoga fáciles para iniciar tu díaEl yoga es una de las disciplinas más famosas por su alta capacidad de sanación tanto en tu cuerpo como en tu espíritu, al contrario de lo que piensas, tú lo puedes practicar en casa sin necesidad de ser un experto en...