“¿Alguna vez te has quedado viendo fijamente hacia la nada y en esos segundos tu mente se queda en blanco? Eso es meditar…”

Meditación y Neurociencia

Como neurocientífica, todo lo que sucede en el cerebro me apasiona. En esta ocasión decidí juntar en este artículo dos temas que me parecen fascinantes: meditación y neurociencias. Muchas veces se piensa que meditar es un acto exclusivo de personas súper entrenadas en ello y que cualquier otra persona está incapacitada para meditar. ¿Alguna vez te has quedado viendo fijamente hacia la nada y en esos segundos tu mente se queda en blanco? Eso es meditar y todo ser humano lo hace, pues es una forma en la que nuestro cerebro realiza una pausa. Cuando meditamos nos enfocamos en una sola cosa, usualmente en nuestra respiración o nuestro cuerpo, en este momento nuestra atención focal está trabajando al máximo, pero enseguida comienza a estimularse también nuestra atención global. Así pues, somos más sensibles a los estímulos externos, pero ello no nos distrae de nuestra introspección. Después de un rato, comienza una cascada increíble de diferentes neurotransmisores que te pueden llevar a experiencias sublimes. Las áreas del cerebro encargadas de la percepción espacio/temporal y del “Yo” se inhiben, perdemos la noción del tiempo y se experimenta una sensación de fusión con todo. Comenzamos a secretar serotonina y dopamina, las cuales estimulan áreas que nos hacen sentir felicidad y plenitud. Nuestras frecuencias cardiaca y respiratoria disminuyen, así como nuestra tensión arterial. Dicha disminución de la tensión arterial provoca que secretemos ADH y está vinculada con la reafirmación de la memoria de nuevos conocimientos, es decir, incrementa nuestra plasticidad neuronal. Se reducen los niveles de cortisol, por lo tanto, disminuye el estrés y nuestra probabilidad de enfermar. La fabricación de endorfinas se incrementa muchísimo, es por ello que meditar disminuye el dolor. Otra de las sustancias que se libera mientras meditamos se llama DMT, es secretada por la glándula pineal y puede causar increíbles alucinaciones junto con las endorfinas. Meditar es, en cierta forma, una buena dosis de drogas endógenas pero que no causan daño pues son rápidamente degradadas por nuestro sistema además de que se libera una sustancia que es neuroprotectora. En ti tienes una puerta que te puede llevar a experimentar la llamada “iluminación” y es tu cerebro. Te invito a que des la oportunidad de experimentar algo que puede resultar sumamente placentero y saludable. Con 10 minutos diarios es suficiente para disminuir los niveles de estrés y tener una increíble sensación de bienestar.

Gin Constantino

Médica

Gin Constantino es médica general graduada en la ELAM, Cuba. Tiene 5 años de experiencia dando consulta medica y atendiendo urgencias médicas. Hace 3 años se graduó de Master en Neurociencias por la Universidad de Barcelona.

Otras Publicaciones que te gustarán

5 formas de hacer menos basura

5 formas de hacer menos basuraHacer menos basura es una de las cosas más importantes que debes preocuparte, ya que estarás aportando un granito de arena a nuestro planeta que ya está en deterioro.Lleva tu popoteLo sé, ya estamos hartos de escuchar de los popotes, pero...

7 secretos mejor guardados de la soya

7 secretos mejor guardados de la soyaLa soya tan odiada y tan amada, todo depende de lo que hayas escuchado de ella, pero aquí te vamos a decir toda la verdad sobre este frijol y tu decidirás si lo sigues teniendo en tu dieta o lo agregas a ella. La soya es una de las...

3 ejercicios de yoga fáciles para iniciar tu día

3 ejercicios de yoga fáciles para iniciar tu díaEl yoga es una de las disciplinas más famosas por su alta capacidad de sanación tanto en tu cuerpo como en tu espíritu, al contrario de lo que piensas, tú lo puedes practicar en casa sin necesidad de ser un experto en...